Revalorizando nuestra historia: 135 años de la fundación de nuestro pueblico Pérez-José Batlle y Ordóñez. Un pueblo que valora su pasado y espera con esperanza el porvenir. 1883-25 de JUNIO-2018

Archivo para mayo, 2008

La Posta de Diligencias

Local que servía de Posta de Diligencias por los años 1883 hasta 1910 aproximadamente. Fotografía con algunos años.

Esta casa ubicada en las actuales calles Rivera y Giannarelli, que fuera hotel de los hermanos Sarasola, fue sede de la Primera Posta de Diligencias, en los primeros tiempos de nuestra población.

Fotografía de 1890 donde se aprecia la llegada de la diligencia a la Posta, en el cruce de las calles Rivera y 25 de Mayo, hoy Giannarelli

Se la conocía como la “Posta del Ángel”.Aquí arribaban las diligencias que venían desde Melo o Treinta y Tres, para l(uego de 1891), seguir viaje en tren a Montevideo. El mismo trayecto hacían quienes venían desde la capital, por lo que Nico Pérez se convirtió en punto de llegada y partida de mucha gente, y tenía por ese motivo una vida social muy activa. En un principio solamente había unos ranchos de terrón. Adquirida luego por Pedro Sarasola, se construye esta casa de material.

En la parte superior de la misma aún podemos observar dos bustos de los hermanos Sarasola, obsequio de un viajero escultor, que realizaba las esculturas de los panteones del recién creado cementerio. Este lugar aparece en el libro de Roberto J. Payró “Crónica de la Revolución oriental de 1903” .

Corresponsal del diario La Nación de Buenos Aires, se hospedó en él en ese año, cuando cubrió la nota del desarme del ejército de Aparicio Saravia y el Pacto de Nico Pérez.

Por aquel entonces se la conocía como “Hotel Sarasola”, y Payrós relata en el día 28 de marzo:

“Aquí, en el patio de la posada de Sarasola se ha formado un interesante grupo, en torno de un joven que toca la guitarra y canta con bastante buena voz.

A pesar de su traje descuidado (y con razón, pues los revolucionarios han vivido varios días a la intemperie bajo la lluvia torrencial) se ve que no es un hombre del pueblo, y las coplas quelanza al viento enmedio de su auditorio silencioso y recogido hasta el final, en que interrumpe en aplausos y vivas, son de buena factura y cantan la patria y el partido con entonación lírica y corte romántico”.

Más adelante expresa: “Centenares de personas han comido -si esto es comer-, en el hotel, y a punto hemos estado los pasajeros que no acudimos a primera hora de quedarnos sin un mendrugo de pan.”

Hoy con reformas, aún se mantiene en pie este edificio que fuera en aquellos tiempos, centro de reunión de los viajeros que llegaban al lugar, y en especial, fue el centro de reunión en los días de marzo de 1903 cuando Saravia pasó revista a sus tropas frente a él, en el mencionado desarme que provocara la firma del Pacto de Nico Pérez.

Foto actual, donde se destacan los bustos esculpidos en la parte superior del edificio

Imagen tomada durante la recreación del éxodo realizada en el año del bicentenario de la Revolución Oriental (2011)

Este año 2013 se realizó una linda actividad que revalorizó este sitio. Aquí imágenes del Paseo por la ruta de la Diligencia

Aquí puedes ver detalles de esta experiencia organizada por el Museo del Automóvil de Río Branco

1910: Combate de Nico Pérez

P1000527

Puente sobre Ruta 14, donde quedaron huellas del combate

P1000531

muros del cementerio, visto desde el puente. Fue lugar de refugio de los combatientes

P1000532

Vista del Cerro Nico Pérez, desde el puente. Se aprecian las construcciones del antiguo cuartel y los campos donde se combatió.

102_4152
combate de 1910


P1010398

En el puente ferroviario sobre la ruta 14 a Río Branco quedaron grabados  los agujeros de bala que  en las barandas. Recordemos el hecho que conmovió al pueblo en esa época.

Combate y toma del pueblo  La revolución de 1910 se vivió en el pueblo y sus inmediaciones, se combatió sobre este puente, en el cementerio local, cuyos muros brindaban protección, y en las cercanías del Cuartel que se hallaba ubicado donde hoy es el Parque Alzaga, (cancha de fútbol).  También se luchó en el centro del pueblo, atendiendo a heridos en el local del actual liceo.El día 3 de noviembre de ese año se encontraron el ejército del Teniente Coronel José Pollero y los revolucionarios de Basilio Muñoz.Ese ejército se dirigía al Brasil, para lo cual debía cruzar la República, y en esta travesía fue que tuvo lugar el encuentro, con las fuerzas gubernistas en Nico Pérez, tomando las fuerzas revolucionarias la plaza, luego de haber capitulado el 4 de noviembre, después de un fuerte tiroteo que ocurriera el día anterior de cinco a siete de la tarde, dejando un saldo importante de muertos y heridos. En el pueblo la autoridad militar máxima era el Teniente Pollero, que dirigía el Batallón de Infantería Nº 7. El encuentro se produjo, debido a que dos chasques que enviara Muñoz a Pollero no llegaron a destino. Esos chasques decían que no era el propósito de los revolucionarios atacar el pueblo sino pasar a una distancia de 10 km. rumbo a Zapicán para seguir camino a Brasil. Los ejércitos, por esta causa se encontraron sobre el puente el día 3 de noviembre. Pollero creyó que venían a atacar quiso detenerlos.  El combate duró toda la tarde, hasta que Pollero al comprobar la superioridad numérica del ejército invasor se convenció que desde el cuartel donde había dispuesto todo su ejército no podía luchar pues corría peligro de ser rodeado y derrrotado. Decide pues trasladar sus fuerzas al cementerio, frente al cuartel, haciendo de sus muros verdaderas trincheras.Al anochecer, cuando ya la situación era insostenible, y desdpués de la heroica resistencia de los sitiados se decide ofrecer al comandante Pollero una capitulación honrosa.Aceptada la misma, se procedió a la entrega de las armas en el campo de batalla, labrándose actas en el Cuartel. Las marcas de las balas que se ven claramente en las barandas del puente son una prueba material de aquel episodio que se vivió en el lugar.

P1000525

Placa recordatoria en los 100 años del hecho

P1010616

Hallazgos del Combate rescatados en prospección realizada en 2011 con alumnos de Historia del liceo local, a cargo del Mayor Marcelo Díaz Buschiazzo.

La Cruz Misionera

P1000495

P1000492

cruz Misionera (2)

Actualmente, renovada y cuidada como merece este lugar histórico de Nico Batlle

Este hermoso rincón de nuestro pueblo, fue creado por un grupo de misioneros que levantaron la Cruz entre los años 1884 y 1894. Se cree que fueron los padres Redentoristas quienes en esta época estuvieron por estos lugares. En esos momentos estaba a cargo de la capilla que existía, el padre Evaristo López Arcante.
Según documentos de la época, el Padre Orsi a mediados de 1910 manifiesta que se debería considerar la compra del terreno en donde se encuentra la cruz.
Es un lugar característico de Nico-Batlle, una reliquia para los habitantes y sea cual fuere el objeto de su creación, sin duda ha sido mudo testigo del paso del tiempo, y de los cambios producidos en el pueblo y su gente.

P1000494

Desde el 2008 luce una placa de cerámica recordando sus orígenes

Así lució por muchos años, hasta que se mejoró su entorno, resaltando la belleza de este rincón religioso de Nico Batlle

Imágenes de los Festejos de los 125 años

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un  grupo importante de vecinos se unió para lograr que este aniversario se desarrollara con éxito.

En  la mañana el desfile gaucho recorrió el pueblo pasando por edificios que fueran emblemáticos en el pasado, y en muchos casos lo continúan siendo.

Por Bulevar Artigas, hacia el monolito que se colocó en el centenario de Nicobatlle

 

La estación de AFE en Nico Pérez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuenta Pereira Pérez en su libro:

“El primer tren llegó al pueblo el 31 de Agosto, para salir al día siguiente para Central, con pasajeros, correo y encomiendas.

El primer estafetero que venía en dicho tren y salió al siguiente a cargo del correo fue Don Enrique Buffet.

El primer Jefe de Estación que se denominó  también “Nico Pérez” fue Pedro Rivero y entre el personal de galpones: Juan Amil, Manuel Chain, ciriaco Riguetti y Juan Lamas.

En la fecha citada se inauguró también la estación, galpones y corrales de embarque.

Esta línea, empezó en la Estación Toledo y el punto terminal fue Nico pérez y se le denominó Extensión al Este; con una longitud de 206 km; en su construcción  se tardó 2 años aproximadamente.

Nico Pérez fue desde entonces, punto terminal del ferrocarril de la línea Este, escala del tránsito entre Montevideo, Melo y treinta y Tres y puntos intermedios en la línea a Melo: Cerro Chato, Santa Clara, Cerro Mulero, Sarandí del Quebracho, y Fraile Muerto; y en la de Trreinta y Tres: Zapicán, Gutiérrez y otros parajes.

El itinerario del ferrocarril era el seguiente: Martes, Jueves y Sábados de Central a Nico Pérez;  Lunes, Miércoles y Jueves de Nico Pérez a Central; saliendo de Central de mañana llegando por la tarde y viceversa.

Esta línea se inauguró primero de Toledo a San Ramón; de aquí a Reboledo, luego a mansavillagra; y, finalmente a Nico pérez, en la fecha indicada.

La estación primitiva se componía del edificio actual, la Oficina en la parte Sur, frente al galpón y hacia el norte, un pequeño galpón de máquinas con capacidad para dos y la giratoria.

La correspondencia del Pueblo, la entregaba el Estafetero nombrado a la Sucursal, la de Treinta y Tres y Melo, directamente a los mayorales de diligencia. El servicio de Estafeta era desempeñado por dos estafeteros, los cuales hacían el servicio una semana a Nico Pérez y otra a San Ramón, en el turno del domingo en que el tren quedaba en esta última estación, se efectuaba este cambio.

De Nico Pérez a Melo y Treinta y tres, se hacía el recorrido en diligencias, cuya Agencia estaba instalada en el Hotel Sarasola, con cuatro turnos el mes; los mayorales de las diligencias de Melo, fueron: Miguel Garate, José Gascue, cándido gordillo, Ramón Nievas, y Juan Socorro Eyerabede; y los de Treinta y Tres, Francisco sosa, Patricio Pereira, José Goyoaga, Juan Mieres, Alejandrino Guevara y Paulino Silveira.

…A Melo duraba el viaje un día y medio y a Treinta y tres un día, partiendo de madrugada; con pasajeros, correo, encomiendas y equipaje de los pasajeros.

Algunas,combinaban con la de Yaguarón, por Artigas, (hoy Villa Río Branco); la de Pelotas, por Centurión; y la de Bagé, por Aceguá, entre ellos, la de Ramón Nievas.

Anteriormente de existir el ferrocarril, el viaje de la capital se hacía, por ferrocarril hasta la ciudad de florida y de  allí en diligencias, hasta Nico Pérez, tardando dos días el viaje y siguiendo  hasta Melo.

En ese tiempo, las postas, más conocidas  eran de Antonio Médicce, estaba situada saliendo del pueblo sobre el Camino de la cuchilla Grande; y la de Ramón Diago, en campos del mismo y entre los mayorales que hacían este recorrido se encontraban; Gascue, Gordillo e Ibañez.

Posta de Diligencias de Nico Pérez, llamada “Del Ángel”, luego Hotel Sarasola Foto: Iris

Alcoba de Maffioli

A propósito de estas travesías, dice el Agrimensor Búrmester: “Podría escribirse un libro con las notas pintorescas de esos viajes accidentados e interminables, pues siempre había un lote de pasajeros que hacían el tren de entretenimiento, sobre todo en las horas de reposo, en las cuales por regla general eran pocos los que dormían…sólo los que pagamos tributo en esos tiempos a los viajes de diligencia, podemos apreciar y bendecir el servicio de Ferro-Carriles, pareciéndonos siempre rápido y barato, aunque sufra retardos de consideración. Yo he puesto alguna vez hasta seis días a Cerro Largo y otro tanto hasta Treinta y Tres y gastando cinco veces el valor de los pasajes actuales”.

Las diligencias cesaron de circular cuando se prolongó la vía férrea a Melo y Treinta y Tres en los años 1909 y 1910″.

 foto: Roberto Cáceres

El día del Patrimonio del año 2006 y 2007 pudimos recorrer el trayecto Nico Pérez-Illescas, y Nico Pérez-Zapicán, con el placer que esto proporcionó a niños y adultos que no viajaban en este medio desde 1985

Foto: Roberto Cáceres
 

foto: Roberto Cáceres

El Liceo de José Batlle y Ordóñez

 

15/11/2014, Fiesta de inauguración de la nominación del Liceo, ¨Prof. Salvador Fernández Correa¨ y nuevas aulas. (http://todohistoria2009.blogspot.com/search?q=celsa)

En la calle Dubra casi Rivera, funciona el Liceo de José Batlle y Ordóñez. El edificio tiene historia, pues antes de ser destinado a casa de estudios, fue la residencia de la familia Silveira, quienes vivieron desde allí el combate que el pueblo sufrió en 1910. El local fue utilizado como Hospital de sangre para atender a los heridos de ese triste acontecimiento.

Nuestro Liceo comienza a funcionar el 2 de Abril de 1940 a partir del movimiento llevado a cabo por una comisión de vecinos integrada por el entonces gerente del Banco República, Sr. Francisco Borche Castellano, su vice, Sr, Felipe Ricagni, Tesorero Sr, Eloy Gómez, y los Sres. Eustaquio Selem, y Gregorio Venturino, quien en ese momento era propietario de la empresa de leléfonos local. En la ciudad de Montevideo, los esposos Silveira, (Felisberto y María Julia), intermediaban con el Consejo de Secundaria

Su primer Directora fue la Sra. Isabel Artus, muy apreciada y recordada por su dedicación y esmero en su labor.

Comienza funcionando en el edificio del club Concordia, con 22 alumnos,  y en 1941, ya cuenta con 32, pasando por varios locales, hasta que el Sr. Ramón Silveira dona la propiedad actual.

Analizando el libro de matrícula, se puede ver el avance del alumnado:

Muchos fueron los benefactores que con su generosidad permitieron llegar a lo que es hoy el liceo. Dentro de ellos, se cuenta  una anécdota del Sr. Gonzalo Bonilla Corbo, quien  ante el requerimiento de una delegación que lo entrevistó , les extendió un cheque firmado en blanco para que ellos le pusieran la cifra. ¡Qué época!

También es de destacar el Sr. Salvador Fernández Correa, que en sus tiempos de director de la Institución obtuvo un gran apoyo del Ministerio de Obras Públicas.

Washington Fernández, también es recordado por dar al Liceo la actual estructura, en el año 1965.

Hoy el Liceo cuenta con una infraestructura que, aunque pequeña, cumple con su cometido. Supera los 300 alumnos, y cuenta con una oferta educativa con opciones de Humanístico y Biológico.

Tiene una sala de Informática de muy buen nivel, así como una Sala Multimedia de reciente adquisición.

La Escuela Nº 4

escuela 4La Escuela Nº 4 “Guillermina Diago de Pintos” debe su nombre a su primera Directora.Esta escuela comenzó a funcionar allá por 1884 y su primera ubicación fue en la calle 19 de Abril y Bulevar. Se brindaba el servicio en forma separada a niñas y varones.Eran Escuelas numerosas. Alrededor 1940 y 1942 pasa a funcionar en el edificio actual, y es en ese momento que recibe su nombre.La edificación es muy buena, y mantiene su funcionalidad a pesar de los años transcurridos.se nos cuenta que en realidad el plano con el que fue construida esta escuela estaba destinado a una escuela en la ciudad de Minas, pero al parecer por equivocación de los arquitectos, fue construida en este pueblo.Al inaugurarse, fue su primera Directora la Maestra Cabrera de Pomatta.

 

A %d blogueros les gusta esto: