Revalorizando nuestra historia: 136 años de la fundación de nuestro pueblo: Nico Pérez-José Batlle y Ordóñez. Un pueblo que valora su pasado y espera con esperanza el porvenir. 1883-25 de JUNIO-2019

Archivo para 25/05/2008

Imágenes de los Festejos de los 125 años

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un  grupo importante de vecinos se unió para lograr que este aniversario se desarrollara con éxito.

En  la mañana el desfile gaucho recorrió el pueblo pasando por edificios que fueran emblemáticos en el pasado, y en muchos casos lo continúan siendo.

Por Bulevar Artigas, hacia el monolito que se colocó en el centenario de Nicobatlle

 

La estación de AFE en Nico Pérez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuenta Pereira Pérez en su libro:

“El primer tren llegó al pueblo el 31 de Agosto, para salir al día siguiente para Central, con pasajeros, correo y encomiendas.

El primer estafetero que venía en dicho tren y salió al siguiente a cargo del correo fue Don Enrique Buffet.

El primer Jefe de Estación que se denominó  también “Nico Pérez” fue Pedro Rivero y entre el personal de galpones: Juan Amil, Manuel Chain, ciriaco Riguetti y Juan Lamas.

En la fecha citada se inauguró también la estación, galpones y corrales de embarque.

Esta línea, empezó en la Estación Toledo y el punto terminal fue Nico pérez y se le denominó Extensión al Este; con una longitud de 206 km; en su construcción  se tardó 2 años aproximadamente.

Nico Pérez fue desde entonces, punto terminal del ferrocarril de la línea Este, escala del tránsito entre Montevideo, Melo y treinta y Tres y puntos intermedios en la línea a Melo: Cerro Chato, Santa Clara, Cerro Mulero, Sarandí del Quebracho, y Fraile Muerto; y en la de Trreinta y Tres: Zapicán, Gutiérrez y otros parajes.

El itinerario del ferrocarril era el seguiente: Martes, Jueves y Sábados de Central a Nico Pérez;  Lunes, Miércoles y Jueves de Nico Pérez a Central; saliendo de Central de mañana llegando por la tarde y viceversa.

Esta línea se inauguró primero de Toledo a San Ramón; de aquí a Reboledo, luego a mansavillagra; y, finalmente a Nico pérez, en la fecha indicada.

La estación primitiva se componía del edificio actual, la Oficina en la parte Sur, frente al galpón y hacia el norte, un pequeño galpón de máquinas con capacidad para dos y la giratoria.

La correspondencia del Pueblo, la entregaba el Estafetero nombrado a la Sucursal, la de Treinta y Tres y Melo, directamente a los mayorales de diligencia. El servicio de Estafeta era desempeñado por dos estafeteros, los cuales hacían el servicio una semana a Nico Pérez y otra a San Ramón, en el turno del domingo en que el tren quedaba en esta última estación, se efectuaba este cambio.

De Nico Pérez a Melo y Treinta y tres, se hacía el recorrido en diligencias, cuya Agencia estaba instalada en el Hotel Sarasola, con cuatro turnos el mes; los mayorales de las diligencias de Melo, fueron: Miguel Garate, José Gascue, cándido gordillo, Ramón Nievas, y Juan Socorro Eyerabede; y los de Treinta y Tres, Francisco sosa, Patricio Pereira, José Goyoaga, Juan Mieres, Alejandrino Guevara y Paulino Silveira.

…A Melo duraba el viaje un día y medio y a Treinta y tres un día, partiendo de madrugada; con pasajeros, correo, encomiendas y equipaje de los pasajeros.

Algunas,combinaban con la de Yaguarón, por Artigas, (hoy Villa Río Branco); la de Pelotas, por Centurión; y la de Bagé, por Aceguá, entre ellos, la de Ramón Nievas.

Anteriormente de existir el ferrocarril, el viaje de la capital se hacía, por ferrocarril hasta la ciudad de florida y de  allí en diligencias, hasta Nico Pérez, tardando dos días el viaje y siguiendo  hasta Melo.

En ese tiempo, las postas, más conocidas  eran de Antonio Médicce, estaba situada saliendo del pueblo sobre el Camino de la cuchilla Grande; y la de Ramón Diago, en campos del mismo y entre los mayorales que hacían este recorrido se encontraban; Gascue, Gordillo e Ibañez.

Posta de Diligencias de Nico Pérez, llamada “Del Ángel”, luego Hotel Sarasola Foto: Iris

Alcoba de Maffioli

A propósito de estas travesías, dice el Agrimensor Búrmester: “Podría escribirse un libro con las notas pintorescas de esos viajes accidentados e interminables, pues siempre había un lote de pasajeros que hacían el tren de entretenimiento, sobre todo en las horas de reposo, en las cuales por regla general eran pocos los que dormían…sólo los que pagamos tributo en esos tiempos a los viajes de diligencia, podemos apreciar y bendecir el servicio de Ferro-Carriles, pareciéndonos siempre rápido y barato, aunque sufra retardos de consideración. Yo he puesto alguna vez hasta seis días a Cerro Largo y otro tanto hasta Treinta y Tres y gastando cinco veces el valor de los pasajes actuales”.

Las diligencias cesaron de circular cuando se prolongó la vía férrea a Melo y Treinta y Tres en los años 1909 y 1910″.

 foto: Roberto Cáceres

El día del Patrimonio del año 2006 y 2007 pudimos recorrer el trayecto Nico Pérez-Illescas, y Nico Pérez-Zapicán, con el placer que esto proporcionó a niños y adultos que no viajaban en este medio desde 1985

Foto: Roberto Cáceres
 

foto: Roberto Cáceres

El Liceo de José Batlle y Ordóñez

 

15/11/2014, Fiesta de inauguración de la nominación del Liceo, ¨Prof. Salvador Fernández Correa¨ y nuevas aulas. (http://todohistoria2009.blogspot.com/search?q=celsa)

En la calle Dubra casi Rivera, funciona el Liceo de José Batlle y Ordóñez. El edificio tiene historia, pues antes de ser destinado a casa de estudios, fue la residencia de la familia Silveira, quienes vivieron desde allí el combate que el pueblo sufrió en 1910. El local fue utilizado como Hospital de sangre para atender a los heridos de ese triste acontecimiento.

Nuestro Liceo comienza a funcionar el 2 de Abril de 1940 a partir del movimiento llevado a cabo por una comisión de vecinos integrada por el entonces gerente del Banco República, Sr. Francisco Borche Castellano, su vice, Sr, Felipe Ricagni, Tesorero Sr, Eloy Gómez, y los Sres. Eustaquio Selem, y Gregorio Venturino, quien en ese momento era propietario de la empresa de leléfonos local. En la ciudad de Montevideo, los esposos Silveira, (Felisberto y María Julia), intermediaban con el Consejo de Secundaria

Su primer Directora fue la Sra. Isabel Artus, muy apreciada y recordada por su dedicación y esmero en su labor.

Comienza funcionando en el edificio del club Concordia, con 22 alumnos,  y en 1941, ya cuenta con 32, pasando por varios locales, hasta que el Sr. Ramón Silveira dona la propiedad actual.

Analizando el libro de matrícula, se puede ver el avance del alumnado:

Muchos fueron los benefactores que con su generosidad permitieron llegar a lo que es hoy el liceo. Dentro de ellos, se cuenta  una anécdota del Sr. Gonzalo Bonilla Corbo, quien  ante el requerimiento de una delegación que lo entrevistó , les extendió un cheque firmado en blanco para que ellos le pusieran la cifra. ¡Qué época!

También es de destacar el Sr. Salvador Fernández Correa, que en sus tiempos de director de la Institución obtuvo un gran apoyo del Ministerio de Obras Públicas.

Washington Fernández, también es recordado por dar al Liceo la actual estructura, en el año 1965.

Hoy el Liceo cuenta con una infraestructura que, aunque pequeña, cumple con su cometido. Supera los 300 alumnos, y cuenta con una oferta educativa con opciones de Humanístico y Biológico.

Tiene una sala de Informática de muy buen nivel, así como una Sala Multimedia de reciente adquisición.

A %d blogueros les gusta esto: