Revalorizando nuestra historia: Nico Pérez-José Batlle y Ordóñez. Un pueblo que valora su pasado y espera con esperanza el porvenir. 1883-25 de JUNIO-2016 133 años de la fundación de nuestro pueblo.

REALIZACION

Es una publicación realizada por la Biblioteca Municipal “José Enrique Rodó” de José Batlle y Ordóñez, departamento de Lavalleja.

Dirección Boulevard Artigas s/n

Correo electrónico: casadelaculturajbyo@hotmail.com

COMETIDO

La presente publicación no tiene fines de lucro y su cometido es la difusión de los trabajos premiados por el jurado.

AGRADECIMIENTOS

A la IDL, que hace posible su realización, esta publicación y colabora con los premios. A los integrantes del jurado, Maestra Directora Sra. Teresita Miraballes, Sra Nelly Fraga ,profesor Sergio Carpellino a la Sra. Esmeralda Ocampo.

PARTICIPANTES PREMIADOS

CAT A

1er premio La Tropilla. Nicole Chotola

Primera Mención El caballo del Bicentenario Natacha Collins Salvatierra

Segunda Mención Luchando por la Libertad Candela Rodriguez

CAT B

1er premio:  El Sueño de Ana, Sra Sheila Vázquez

 

Categoría A

Primer Premio: La Tropilla

Era una tarde soleada. Don Agustín llegaba a su casa con su tropilla, cual era su sorpresa, lo estaba esperando su nieta Sofía, la cual le dice

-¡Cuantos caballos abuelo! Entonces Don Agustín le dice:

-Elige el que te guste más de ellos.

– Elijo al tordillo, al cual llamare Conejo.

Después de un tiempo Sofía se en cariña con el caballo, ella y su abuelo Don Agustín le fabricaron una caballeriza y el caballo corrió muchos Raids, después se fue a Brasil, la niña quedó muy triste porque el abuelo lo tuvo que vender pero en parte quedo muy contenta al ver que iba a ganar, pero antes de que lo subieran al trailer le dijo:

-Tú vas a tener suerte, confía en mí, tu puedes amigo, eres muy listo.

Te deseo suerte, eres mi mejor amigo.

Le dio un beso y un abrazo y le dijo;

-Te amo compañero, nunca voy a dejar de pensar en ti.

A los dos años de haberlo vendido Sofía y su abuelo viajan a Brasil a pasear.

Al estar allá se enteran de un lugar donde se corría un raid, A Sofía se le puso en la cabeza que quería ir, que iba a encontrar a su amigo del alma.

Ante tanta insistencia el abuelo accedió a ir, a la gran sorpresa de Sofía encontró a la persona que le había comprado al Conejo, corrió a preguntarle por el

El hombre la miro con una gran admiración por el amor que tenia esa niña por el caballo:

-Te lo voy a regalar porque ya esta muy viejo para competir,

A Sofía se le llenaron los ojos de lagrimas y abrazó al hombre con mucha fuerza y le dijo;

-Gracias, muchas gracias, jamás he recibido un regalo mas lindo en mi vida…

Primera Mención: Caballo Del Bicentenario

Nuestra historia comienza en Villa Santo Domingo de Soriano, en los años previos de la Revolución Oriental, en los campos de Artigas.

Una yegua mora daba a luz un potranco moro criollo.

Cuatro semanas después del nacimiento del moro llegaron tres niños.

Uno de los niños diviso a la distancia al potranco.

El potrillo retozando se le acercó al niño José Gervasio artigas y este le dio una manzana tan roja como la sangra que fluía por ese grañon.

Después de ese momento el niño iba todos los días a ver al caballo retozando.

Cuatro largos años después el niño que ya no era tan niño, debajo de un árbol, decidió domar aquel caballo, y no dudo en hacerlo-

Llamo al peón y le dijo:

-Tráigame un bozal y al caballo.

-Si, mi señor.

Ato al caballo al bozal y al ver las crines del caballo al aire pensó;

  • Desde hoy, tu eres mi moro.

Después de cinco años el potro no era el potro, era el compañero de un joven.

Un joven que todas las mañanas era despertado por en caballo hambriento, que le reclamaba una manzana con avena y agua recién sacada del pozo, y no aceptaba comida de parte de los peones.

El joven José Gervasio doma su primer caballo, dedicado por ese entonces a cuidar las estancias de su familia.

En aquella época consistían en arreos y matanza de ganado, para vender el cuero y la grasa, construcción de grandes mangueras de piedra para encerrar el ganado, así como la matanza de perros cimarrones que en aquella época asolaban la campaña.

El hombre vivía y sobrevivías gracias a los caballos que lo acompañaban, por lo tanto aquel moro de José Gervasio Artigas, sin saberlo, futuro Jefe de los Orientales entraría para siempre en la historia haciendo que el pelaje moro fuera hasta nuestros días todo un símbolo de Libertad y Patriotismo.

Así después de unos años. El joven decidió ir al Cuerpo de Blandengues.

Como todas las mañanas el joven iba a darle la manzana roja pero esta vez fue ensillado a media mañana.

Recorrieron todo el campo al galope hasta el atardecer cuando José Gervasio desensillo el caballo.

Con un relincho y con un salto al aire, y crines al sol fue la última monta por muchos años.

Luego, como Jefe de los Orientales en plana revolución de 1811 pasa a buscar a su viejo y querido caballo moro para entrar los dos definitiva y eternamente

en la Historia….

Segunda Mención: Luchando por la Libertad

Hace doscientos años, en el año 1811, en un pequeño pueblito de la Banda Oriental llamado San Pedro vivía una familia muy unida y querida, la familia Freire-Corrales.

La familia estaba formada por: el padre que se llamaba Manuel Freire, la madre Francisca Corrales y los tres hijos, José, Josefina y Francisco.

Vivian en la punta del pueblo, en una casa humilde, pero de las mejores del lugar. Allí criaban ovejas y cosechaban choclos que luego vendían a los comerciantes.

José era el mas grande y se estaba preparando para convertirse en sacerdote, Josefina era la siguiente y ayudaba a su madre con las tareas del hogar (porque las mujeres no tenían los mismos derechos que tenían los hombres y solo se ocupaban de criar los hijos y del hogar) , y Francisco que era el menor iba a la escuela.

Una noche de primavera, en la que apenas se escuchaba el canto de los grillos, Josefina notó una extraña actitud en su padre porque antes de dormir los había saludado como si se estuviera despidiendo y tal vez no volviera a verlos.

Ella decidió seguirlo hasta que llego a una pequeña choza en la que había muchos hombres armados con sables, lanzas, y alguna escopeta como si se estuvieran preparando para ir a una batalla.

Entre esos hombres estaba su padre, que la encontró sobre un árbol, espiando.

Primero la rezongo pero luego le explico porque estaban vestidos de esa manera y que no debía decir nada de lo que había visto.

Luego todos los hombres armados se pusieron en marcha hacia una ciudad llamada Sante Fe, que queda a unos cincuenta kilómetros del lugar donde se encontraban.

Allí se encontraba el Gobernador Zeballos que era un español que todos debían respetar y obedecer quisieran o no.

Cuando los rebeldes llegaron a la ciudad se hicieron pasar por visitantes que necesitaban un lugar para pasar la noche y luego fueron llegando en grupos a la plaza principal protestando por sus derechos.

El gobernador al ver todo ese alboroto envío el ejercito , llego rápidamente para apartarlos pero los rebeldes no se rindieron y al ejercito no le quedo otra opción que disparar.

Luego se veían muchos heridos y muertos por toda la plaza, entre los muertos estaba Manuel, el padre de Josefina..

Las noticias llegaron a San Pedro al día siguiente.

Todos se pusieron muy tristes.

Un año después Josefina para luchar por los sueños a de su padre creo un grupo de personas contra los españoles.

Un día decidieron ir s ¡a Santa Fe `para Quitar del trono al gobernador y crear sus propias leyes.

Poe el camino iban convenciendo a los habitantes de los pueblos que se cruzaban a unirse a la marcha, y así lograron reunir quinientas personas.

Los rebeldes se quedaron a acampar u unos kilómetros de Santa Fe.

Unos militares que vigilaban la zona los encontraron y le avisaron a sus compañeros lo que habían visto, estos fueron al lugar y los apresaron

Pasaron unos meses presos acusados de traición al rey que en ese momento estaba preso por Napoleón, hasta que la patria logro su independencia y los liberaron

 

Categoría B

Primer Premio:

El sueño de Ana

-En estos tiempos estas tan nerviosa Ana.

-Lo que pasas es que me tiene mal el parcial, he leído tanto y no repasé bien el 1811!Tengo un licuado de letras y nombres que no logro acomodar!

-Ah…. Mi negrita ¿hablaste con tu madre? creo que llegan este fin de semana.

-Si, les ha ido lindo en este viaje ¿Qué me traerán?

– Ah, un caza curiosos jajaja

Ahora a dormir así te tranquilizas un poco y descansas.

-No se tía, tengo que estudiar mas.

-No, ahora dormí que yo te llamo temprano y repasas. Ya es tarde y no has parado en todo el día

Dormí así se te ordenan las ideas.

Y con un beso en la frente se despidió de Ana que exhausta cerro los ojos y quedó sumida en un profundo sueño.

Sin darse siquiera cuenta estaba limpiando en silencio y agotada los pisos de aquella casona mientras Doña María, Don Ramón y el viejo pedro charlaban a puerta cerrada contemplando el fuego que lento calentaba las arrugadas manos.

Pedro-…y ahí nomás lo vi al General en una estancia por allá, por el Río Negro, al norte, con unas caballadas y ganados para vender.

Ramón-Era común verlo por allá. Yo lo vi a orillas del Bacacay, con otros muchos.

En los años mozos andaba con los changadores, en las faenas clandestinas, haciendo el contrabando.

María-(Pechugona y amatambrada en un vestido que parecía tener mas tela de la necesaria, pero que aun así no ocultaba los kilos que a aquella dama le sobraban)

Mmm…! Dicen que de mozuelo era muy travieso .Hacía de su voluntad el más preciado de los juegos en los establecimientos que tenían los padres allá en la campaña. Después, mas de grandecito, ya andaba por el campo changueando y comprando ganado para vender en la frontera Brasilera.

Ramón- ¡Mucho se dice del General!

María-¡Yo lo se de buena fuente!

Ramón-(Ignorando los dichos de Doña María prosigue con la charla)- Después se enroló en el ejercito como muchos otros.

Pedro- Y hasta andaba de ayudante de Geógrafo.

María-Gente de alcurnia ese fulano.

Pedro- Lo que pasa es que el General conocía más que muy bien esta campaña.

Si el se crío corriendo estos campos. Sabe todas las bandideadas que acá se hacen.-sonríe pensativo-

María-¡Y también sabe como hacerlas!

Ramón-¡Respete al General María, , que su nombre solo vale mas que….

Pedro- Haya paz compañeros. Haya paz.

María-Bueno, fue solo un comentario.

Ramón-A el le toco luchar contra hombres rebeldes, y atacar a los indios que asolaban las estancias del norte.

¡Ahí si que no tenia quien se le parase al lado! Pero lo suyo era bueno y ni la peste lo paraba.

María-Yo escuche de un buen vecino, que no lo quieren mucho sus iguales.

Ramón- ¡Que dice esta mujer! ¿Quién le dijo que podía opinar en esta charla?

Pedro- Hay que demostrar respeto Don Ramón por la dama que nos acompaña.

Ramón- Me disculpo María. Y le ruego que piense usted antes de decir algo que me ofenda.

María- No pretendí ofenderlo. Pero es que dicen por ahí que es el niño mimado de los Jefes, y que ellos lo llaman ante cualquier apuro.

Ramón-Eso es porque saben con quien tratan y están seguros que con el, la batalla esta ganada. El conoce estos campos tanto como yo mi estancia y solo con nombrarle el enemigo tiembla mujer. ¡El enemigo tiembla ¡

Pedro- Tranquilo compadre, todos sabemos quien es el General. Que en su traje de paisano conoce el corazón del hombre y no hay quien lo iguale en su arte de manejar al paisanaje.

Ramón- Si, y aun desnudos, llenos de hambre y miseria lo siguen igual y lo rodean porque lo admiran.

María- Yo no pretendí ofender. Solo comente un rumor.

Ramón-Cosas de mujeres eso del chisme.

Pedro-Y de hombres será eso del honor y del respeto.

Ramón- Mis respetos le ofrezco.

María- Y yo un té.

Ramón-Mejor un vino.

Pedro- Se comenta por ahí que los portugueses se inquietan como las hormigas.

Ramón- Pero el general es un hombre de hierro.

Pedro- Un militar con mañas de indio.

Ramón-¡Que perfecta mezcla compadre!

Pedro- Los años no pasan en vano. ¡No tener algunos años menos para seguir al General!

Ramón-¡O perseguir. Perseguir y luchar nuestra batalla. Poner pie en tierra y correr con el arma en las manos y el corazón en la causa.

María-¡Dejen de soñar! Que están muy grandes ya para tanta aventura.

Ramón-Quien sabe María. Dicen que es poca la gente para tantos portugueses. De repente, quien te dice que estos dos viejos puedan servir a la causa. ¡Y seria un honor morir a las ordenes del General.

-¡Ana, querida, ya son casi las seis!

-Voy tía….

¡Que rápido paso la noche!

Parece que recién me dormí.

Mmm…esta calentito acá.

-Pero ya vas a tener tiempo de descansar.

Ahora toma en desayuno, así podes repasar para la prueba.

¿Te sentís mejor?

-Si, tuve un sueño muy raro, creo que he leído mucho ya.

-Muchas veces eso pasa con los sueños.¿Soñaste con las batallas y esas cosas que hay desparramadas en el escritorio?

  • No, creo que soñé con un general, aunque no estoy muy segura ahora.

-¿Con Artigas?

-Con Artigas, con la gente, con la patria o algo así, no recuerdo bien. Me duele un poco la cabeza.

  • Bueno, nena, desayuna así se te pasa.

No te demores.

……………………………………………………………………………………

 

El día pasó rápido y con éxito.

Al llegar la noche Ana estaba tan cansada que cayó rendida en la cama sin siquiera sacarse los zapatos.

En solo un segundo se vio sumida en un sueño profundo que se desarrollaba en el campo.

Era una batalla sin treguas y entre las nubes que formaba el polvo, la pólvora, las corridas de cientos de caballos, los ruidos incesantes y ensordecedores, la sangra que empapaba los rostros y regaba la tierra…ella distinguió aquellas miradas, los mismos ojos que antes viera en los viejos ahora brillaban como el fuego, pero esta vez en cuerpos mas jóvenes y bien dispuestos.

Se acercaba el enemigo con furia y sin miedo.

Ramón desmontó rápidamente el caballo y le entregó las riendas a su compañero que las tomó fuertemente mientras el cargaba con su arma y comenzaba el fuego.

Corrían sin ser advertidos, con la mirada fija en su objetivo y el corazón latiendo., recordándole con cada golpe que aun estaban vivos y aptos para servir a la causa de ser independientes.

Y allá a lo lejos, el temple inconfundible de in gran líder a quien todos llamaban ´´El General ¨

Ana despertó con una extraña sensación de patriotismo y fue a ver si en su libro figuraba el nombre de aquellos dos soldados que tanto la acechaban.

El piso estaba frío así que apresuró los pasos para regresar al calor de las frazadas y al colocarlo en la almohada para poder taparse este de abrió, mostrándole tal vez aquello que buscaba en un breve párrafo que decía algo así: ´´ Componían este ´ nuevo ejercito¨ los contrabandistas, matreros, hombres sueltos, que aportaban a la revolución además de sus ansias de libertad su instinto, los peones, los curas y patriotas, los hacendados, poseedores de buenas suertes que abandonando sus intereses, sus casas y sus familias, iban acaso por primera vez a presentar sus vidas a los riesgos de la guerra, y sordos a la voz de la naturaleza, oían solo la de la patria…

Y el centro atractivo y coordinador de tan diversas voluntades no era una idea ni un programa abstracto; era una voluntad superior, un prestigio y una conducta señera;

Era Artigas…¨

Ana cerró el libro en ese instante sin buscar demasiadas respuestas y se acomodó para seguir soñando, mientras allá a lo lejos, el canto de algún pájaro anunciaba la proximidad de un nuevo día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: