Revalorizando nuestra historia: 137 años de la fundación de nuestro pueblo: Nico Pérez-José Batlle y Ordóñez. Un pueblo que valora su pasado y espera con esperanza el porvenir. 1883-25 de junio-2020

Archivo para la Categoría "José Batlle y Ordóñez"

Dr. Héctor Giannarelli Benedetti

(1883-1948)

Médico y filántropo de nuestra localidad. 

ScreenHunter_23 Mar. 24 17.38

Retrato que se encuentra en la Fundación que lleva su nombre, hoy transformada en Asociación Civil.

Partida de Nacimiento
(Copia del texto original)
“En la Villa del Rosario, a los veinte y nueve días del mes de Julio del año de mil ocho cientos ochenta y tres por ante mi Clemente Burgueño Juez de Paz de la tercera sección Judicial del Departamento de la Colonia y oficial del Estado Civil, siendo las once de la mañana compareció Don Benjamín Giannarelli de cuarenta y un años de edad, italiano, casado, Preceptor y vecino de esta Villa el cual me declaró que el día veinte y dos del corriente mes a las tres y media de la tarde y en su casa habitación había nacido una criatura del sexo masculino hijo del declarante y de su legítima esposa Doña Magdalena Benedetti de treinta y seis años de edad, italiana, casada y vecina de esta Villa cuya criatura recibe los nombres de Alberto Héctor Andrés: que los abuelos paternos eran Don Andrés Giannarelli y Mariana Ferrari ambos italianos ya finados y maternos Don Juan Benedetti, Italiano ya finado y de Doña Carolina Lanvini de sesenta y cuatro años de edad, Italiana viuda y domiciliada en Italia.

Después de leída la presente, el declarante se ratificó de su contenido y firma conmigo siendo testigos Don José Barrio de treinta y dos años de edad, Español, casado y don José Guilivia de veinte y un años de edad, Oriental, soltero y ambos vecinos de esta Villa.”

Firman:

Benjamín Giannarelli

José Guilivia

Clemente Burgueño José Barrio

Atención del Sr. Omar Moreira, obtenida del Registro Civil de la Intendencia Municipal de Colonia, el 17 de Marzo del año 2003 con destino al Liceo de José Batlle y Ordóñez. Se entregaron copias al Liceo local, a la Fundación y al Hospital local que llevan su nombre,  de manos  de quien escribe, Cristina Campelo.

Fundación Giannarelli, en 2014 transformada en “Asociación Civil”

Centro Auxiliar Dr. Héctor Giannarelli

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La visión del periodista Domingo Luis Pastorino sobre el Dr. Giannarelli luego de su muerte, el 28 de noviembre de 1948:

“Tuvo la estructura humana inconmensurable de las personalidades que el tiempo ensambla en el pedestal inamovible del los clásicos. Sin actitudes premeditadas. Las suyas eran innatas y la mantuvo irreversibles hasta el fin de sus días. El laconismo, ese responder monosilábico no estuvo nunca más divorciado de la intemperancia, la descortesía o la fatuidad. Inmerso en sus propios pensamientos, el diálogo interior fue la combustión promotora de su lento andar físico. Naturalidad propicia para el encuentro de soluciones ecuánimes, o menos dolorosas de lo esperado.

Alto, delgado, de mirada cristalina, atildado en sus modales. Así era Héctor Alberto Giannarelli Benedetti, nació en Dolores, Soriano  el 22 de julio de 1885,(dato que difiere de la partida de nacimiento, cuya fotocopia fiel tuve en mi poder. Es probable que haya sido inscripto en este lugar y fecha, dada la cercanía de Dolores y Rosario, circunstancias comunes en la época), hijo del Inspector departamental de Escuelas, Benjamín Giannarelli. Profesor en varios liceos de la capital y de la Escuela Militar: y de doña Magdalena Benedetti, progenitores estos de varios hermanos.

Arribó al pueblo con el título de Médico Cirujano; recién encuadrado en 1909, pero al año siguiente estuvo sometido a la gran prueba que lo expusiera su profesión. Conjuntamente con el experimentado colega Luis J. Zúccoli participó activamente en la ardua labor de asistir a los heridos del 3 de noviembre de 1910.

Durante el asedio revolucionario de Basilio Muñoz, y la defensa gubernista del Teniente Coronel José Pollero, en tan solo dos horas de pelea, perecieron 46 combatientes y más de cien quedaron imposibilitados en el campo. Los atacantes recogieron 16 carros con heridos de sus filas.

La Comisaría, el salón Parroquial  y las escuelas públicas de Batlle y Nico Pérez, fueron los hospitales de primera atención para los heridos de uno y otro bando.,

Mariano Howard, delegado del Comité Central de La Cruz Roja Uruguaya, en su informe del día 7 destacó la desinteresada tarea de ambos médicos que “merecieron el aplauso general por haber trabajado duramente toda la noche sin tregua curando heridas”.

Los batllenses de arraigo supieron que fueron cuatro días de andar presuroso, sueños continuamente interrumpidos, desesperos por falta de recursos científicos, que la vía férrea cortada no dejaba llegar; el joven médico se multiplicó sin medir consecuencias físicas personales, ni auscultar la divisa usada por el paciente, hasta la presencia de la expedición sanitaria enviada por el Dr. Claudio Williman, a cargo del eminente Dr, José Scocería.

Su prestigio, el prestigio de la responsabilidad demostrada, se extendió en una dilatada región.

Desde ahí le requerían con la certeza de ser asistidos. Giannarelli no vacilaba en concurrir munido de remedios, o con los billetes dispuestos para dejarlos, disimulando debajo de la almohada, por si el medicamento no estaba en las entregas de Salud Pública, y la receta le era imprescindible al paciente.

Como siempre careció de vehículo propio, los taxistas propietarios de aquellos automóviles de capota de lona, Pedro Sabella, el Indio Medina, Francisco Olivera, y algún otro, a su solicitud lo transportaban por caminos casi imposibles, advertidos de esa contribución de ellos para salvar la vida de un desgraciado sumido en la última pobreza.

Y consta también en los batllenses viejos, la satisfacción de estos humildes trabajadores, prodigándose con gran perjuicio económico en colaboración con él.

Desde la policlínica de Salud Pública, en 18 de julio y Francisco de León, en el caserón de Camarano, sirvió  honorariamente una población confiada en él, mayoritariamente en su condición de humanista íntegro, haciendo abstracción del nivel médico. Fue médico de Higiene Sexual, de Asistencia Domiciliaria abonando de su peculio el vehículo utilizado, del Ferrocarril y Supernumerario del Servicio Público durante décadas.

Su filantropía también estuvo testimoniada en la docencia. Fue profesor honorario del Liceo desde su fundación en 1940.

No escatimó esfuerzos para que el movimiento en favor del Liceo se hiciese realidad.

A esa edad, dice Fernández Correa en su libro “Páginas”, se puso a leer las materias que quiso dar para que la falta de algún profesor no hiciese fracasar la iniciativa.

La sociedad y el deporte contaron con su apoyo, pero jamás nada, ni la propia enfermedad suya hasta tumbarlo, le hizo restar concurso al enfermo que lo llamara.

Giannarelli tampoco fue propietario de las viviendas que ocupó trabajando 39 años.

Un mal de rápido desenlace, el 28 de noviembre de 1948, abatió el cuerpo gastado de este ejemplar incalificable, a la manera de Teodoro Vilardebó y Alfonso Espínola.

Sus familiares decidieron que fuese inhumado en el Cementerio del Buceo.

La población manifestó unánime el duelo, agrupándose frente a su consultorio. En Diputados todos los partidos coincidieron en exaltar la grandeza espiritual del Dr. Giannarelli.

A los seis meses recibió justo homenaje. El Hospital del pueblo inaugurado oficialmente el 25 de agosto de 1939, del que Giannarelli fuera su primer Director, desde ese día se denominó Centro Auxiliar de Salud Pública “Dr. Héctor Giannarelli”.

También la calle 25 de mayo pasó a llamarse “Dr. Héctor Giannarelli”. 

Se construyó la Fundación de Ayuda Social “Dr. Héctor Giannarelli”. 

En los jardines del nosocomio, esa tarde se dejó expuesto a la contemplación en el monolito una placa circular, en bronce, que mostraba sus rasgos faciales, obra de Bernabé Michena.

Pero Giannarelli en cada batllense de su tiempo, es presencia sostenida, tradición y símbolo de abnegación y bondad”.

(Nota transcripta del libro de Walter Martínez, “Desde la ventana del tiempo”, José Batlle y Ordóñez-Nico Pérez 1883-2008)

 

La sede de la “Asociación Civil Dr. Héctor Giannarelli”: Fundada como “Fundación” el 26 de julio de 1949

Es un espacio que posee una sala de teatro, muy apropiada para diversas actividades. Allí existe una Biblioteca con ejemplares de gran valor histórico, muy interesante para aquellos que investigan sobre la historia local.

P1010384

La Secretaría, con su mobiliario original. Sobre el escritorio luce uno de los instrumentos de la antigua Banda

P1010383

Zunilda Silva, una centenaria que dedicó gran parte de su vida a esta Institución

P1010390

Antiguo plano de la localidad que se puede encontrar en su Biblioteca

Allí se conservan mobiliarios  y  varios elementos  originales de la época de su creación, como bibliotecas que pertenecieron a Ramón Guillermo Pereira Pérez vemos en las imágenes. Algunos instrumentos de la Banda de Música que tuvo la localidad en sus primeras décadas de vida son parte de su capital.

Esta Institución ha sido la encargada de realizar tareas de apoyo a los más necesitados, haciendo repartos en el día de los abuelos, cada año. Muchas actividades sociales y de enseñanza se realizaron en tantos años de vida.

A través de los años se han realizado allí cursos de dactilografía, costura. bordado, tejido, teatro, entre otras.

Nuestra Comisión ha utilizado su salón para realizar actividades en varias oportunidades, como en día del Patrimonio 2010: Exposición

En este año 2014  pasó a ser “Asociación Civil”, con nueva directiva, pero con la misma finalidad, y se procura renovarla en lo edilicio y así  poder darle el máximo provecho para la población.

Turismo Circuito histórico de Nico Pérez – José Batlle y Ordóñez

tapadel book

 

Click aquí para recorrer Nico Batlle

El “18” y su frontón (recuerdos imborrables) una lección de vida

P1010785

Desde lejos, en la quietud de la tarde, oíamos los pelotazos contra el frontón de la cancha de pelota de mano, del “18”. (Club social y deportivo).

Y entreverado, algún que otro grito de los contendientes.

Y como no era preciso que fuera un domingo, (domingo que generalmente se dedicaba al fútbol), este deporte tenía la particularidad de que podía  practicarse cualquier día de la semana y a cualquier hora.

No recuerdo que, como ahora suele suceder, hubiera que pedir hora ni arrendar la cancha.

Así fuera para disputar, desde un partidito, hasta un mano a mano, (pesito de por medio incluso) si mediaba un desafío entre los que se tenían fe, para ganar en este deporte.

Que dicho sea de paso había muchos aspirantes.

Y esos pelotazos contra el frontón, era un “llamador” para los que andábamos al “cuete”, como solía decirse.

Intuíamos, por los gritos de contendientes y mirones, que el partido estaba “buenazo”.

Y como el pueblo es chico y nada queda lejos, enseguida arrancábamos para allá.

Es que los hermanos “fulano”, buenos en el asunto del peloteo contra el paredón, disputaban un partido encarnizado,  contra los “mengano”, que tampoco se quedaban atrás.

Para peor no se les ocurrió mejor idea que jugarlo a “esa hora”.

Y esa hora era poco después de la siesta.

Pleno verano.

Es que muchas veces se planteaba el desafío de improviso.

O se pactaba de antemano, para después de la siesta.

No antes, y menos aún durante. Tenía que ser después.

No se la razón, pero esas cosas entre esos personajes de Nico-Batlle era frecuente y no se necesitaba buscarle los por qué. Era porque sí nomás.

Por eso ese día, el  partido (o cotejo si le gusta) se jugó  después de siesta, a pleno sol en la cancha del“18”. Era verano de calores bravos.

A esa hora el piso de la cancha hervía.

Pero los “fulano” parecían no sentir que le quemaban las “patas”. ¡Jugaban descalzos! En tanto los “mengano”, con su orgullo a cuesta, y tenacidad que los solía caracterizar, no aflojaban ni tantito. No jugaban descalzos pero sí casi.

Corrían la cancha, escasísimos de alpargatas,.tratando de lograr el tanto que les diera la ventaja.

Usaban las clásicas alpargatas “rueda”, pero sin posibilidad de recambio, de tanto kilometraje a pie.

Alpargatas desflecadas, por cuya parte delantera asomaba el dedo gordo del pie apuntando su uña encarnada al cielo.

Era todo un espectáculo ver al otro mengano recular en chancleta, tratando de alcanzar el  difícil y largo pelotazo que fulano muy cerca del frontón sacó con potencia inusitada hacia atrás, al fondo del rectángulo que conformaba la cancha.

Mientras, nosotros los mirones, buscando la única sombra que la alta pared de la parroquia nos brindaba, tratábamos de no perdernos detalles de tan reñida batalla.

Sudábamos el partido más que los propios protagonistas, a los que sin dudas el abrasador sol de esa hora, debió cocinarle los sesos. Sin dudas, ya licuados a esa hora, porque no aflojaban ni fulano ni mengano. Entre gritos y quejidos peleaban cada tanto en disputa.

¡Lindazo el partido! ¡Está buenazo!, nos decíamos.

Y…en ese preciso momento, pasó.

En los descuentos como solía decirse.

Resultó que fulano, vio venir hacia él,  la pelota que el frontón le sirvió como en bandeja para ganar el partido. La vio venir y calculó. Calculó velocidad y distancia, despeinado y sudoroso, calculó.

La pareja de mengano se encontraba desde la línea  central de la cancha, hacia atrás. Como les decía,  Fulano muy cerca de la pared derecha la vio venir (a la pelota). Recibió la pelota mansita…apronto su derecha…echó su brazo hacia atrás y golpeó con todas sus fuerzas, dándole el efecto perfecto para que se pegara contra la pared lateral y  llegara a la ochava de tal forma que se pegó a la pared del frontón como ninguna.

Era el tanto perfecto. El de la victoria. El grito de triunfo le subió desde sus encallecidos talones hasta su reseca garganta, y le salió seco y callado.

De lo que no se dio cuenta fue del contragolpe letal de mengano. Si era un deleite ver a mengano recular en chancleta, figúrese lo que fue verlo lanzado hacia delante, con chancleta a favor.

Una sombra a plena luz del día literalmente hablando, dejando atrás un desacompasado ruido a talones.

Repito, la pelota recorrió de derecha a izquierda la pared frontal, bien pegadita.

El chancletudo mengano tenía fama de bueno.

En su violenta carrera para evitar el tanto, pareció estirarse como el hombre de goma. Brazo, mano y paleta eran una pura y única extensión de su cuerpo.

Y calculó que llegaba… si la vista no lo engañaba…llegaba

Por eso se estiró…se estiroooo  todo lo que pudo y….!! siii !!! ¡ llegó ! Paleta, pelota y un ¡toc! que nadie oyó.

A duras penas la pelota acarició el frontón y cayó ahí, rendida a sus pies, mansita, como fundida al ardiente piso.Inalcanzable para los fulano.

Y el grito de victoria de Mengano lo escuchó el aún adormilado pueblo. Clarito se oyó, ante el silencio de los asombrados presentes.

Con todas sus fuerzas gritó: “¡¡¡válgame la vista y la agilidá!!!”

Y he aquí lo curioso: Ese hombre… “mengano”… ¡era rengo!… y además de rengo… ¡tuerto!

Mario Soria 

¿Quieres iniciar tu propia empresa o mejorar la tuya? Infórmate aquí

madrin-PMPD logolavallejaimages

       

La Dirección de Desarrollo de la Intendencia Departamental de Lavalleja, con el apoyo del Programa Microfinanzas de APT-OPP y el Centro Comercial e Industrial de Lavalleja, tienen el agrado de invitar a quienes estén interesados a participar en el  Programa de Incubadora de Empresas que se estará desarrollando en Batlle y Ordóñez durante los próximos meses.

Dicho Programa es una herramienta de apoyo al surgimiento de nuevos emprendimientos, implementando mecanismos para promover la creación, fortalecimiento y desarrollo de nuevas empresas, brindándoles capacitación y asesoramiento, entre otros servicios, creando así las condiciones específicas para superar las etapas críticas de iniciación.

 La Incubadora genera además nuevas alternativas de mejoramiento para micro, pequeñas y medianas empresas, ya constituidas, que deseen superar su situación actual adquiriendo conocimientos y metodologías que les permitan crecer y visualizar un futuro mejor.

 

Las inscripciones se encuentran abiertas, hasta el 7 de junio, en la Junta Local de Batlle y Ordóñez.

invitacion_BATLLE

Pintura de mural en el Colegio

P1010163   El Colegio María Auxiliadora comenzó hoy a celebrar sus 60 años con una jornada donde se leyeron anécdotas, vivencias de ex-alumnos. Se continuó luego con el taller de pintura donde participaron padres, alumnos y docentes. Una hermosa tarde que se prestó para la actividad. Con un sol radiante que mitigó el frío de estos días, se congregaron en los corredores y aulas, y con gran animación se vio a todos pincel en mano participando activamente de esta obra, que será colocada en el patio del Colegio. P1010151

P1010150   P1010159

P1010155

P1010158

P1010156

P1010144

P1010145

P1010147

P1010143

P1010160   P1010148   El Club de niños San Nicolás, se unió a la jornada, para plasmar su mensaje que compartirá el mural conjunto que lucirá en el muro exterior, junto a las demás instituciones educativas. P1010162

Frente al Colegio luce un pasacalle que informa sobre la celebración, dando un ambiente de fiesta al entorno.

P1010142

El 24  y 25 continuarán las actividades con rosario, juegos, charla informativa a cargo del Obispo, encuentro de fútbol de ex-alumnos, rally de carrretillas, ofrenda floral en Plaza Figari, entrega de recordatorios a alumnos fundadores, pericón nacional, exposición y show artístico. Se puede acceder al detalle de horarios en la prensa local. Felicitamos al Colegio y le deseamos éxito en su festejo.

La feria del Día de la Madre 2013

P1010075
La tarde del sábado 13 pasó rápido. La cita fue en el Club Concordia, donde se reunió un lindo grupo que puntualmente llegó a la Feria que organizamos en en ocasión del día  de la Madre. Allí pudieron adquirir variadas prendas, y se disfrutó de un rato de charla y chocolate.

P1010076

P1010073

Los postres fueron bienvenidos, al igual que las prendas que fueron muy bien aceptadas, por las madres que llegaron hasta allí. Una tarde diferente, en un ambiente distendido que esperamos repetir, dando así la oportunidad a la gente de beneficiarse con estas ventas, que a la vez nos ayudan a cubrir gastos en otras actividades. Muchas gracias a quienes apoyaron la idea con su presencia, o con otros aportes.

A la prensa que nos acompañó como siempre una mención especial.

P1010080

P1010077

Cumplimos así con la segunda actividad en estos 130 años de fundación de Nico Batlle, que quedó registrada en la colección de pañuelos que en esta ocasión homenajearon a las madres. Si aún no lo adquirió, puede hacerlo en Mercería Iporá.

A %d blogueros les gusta esto: