Revalorizando nuestra historia: 136 años de la fundación de nuestro pueblo: Nico Pérez-José Batlle y Ordóñez. Un pueblo que valora su pasado y espera con esperanza el porvenir. 1883-25 de junio-2019

Archivo para la Categoría "ruta de las diligencias"

Nos visitó desde Montevideo ONG La Pascua

La Asociación Civil La Pascua comprende un Centro Juvenil, un Club de niños, Aulas comunitarias y CAIF. En ellos se atiende a niños, niñas y adolescentes de la barriada de Carrasco Norte, acompañando y realizando emprendimientos educativos en la formación de estos jóvenes.

Están realizando un proyecto que ya está en el séptimo año, recorriendo el país, convencidos de que esto tendrá un enorme impacto en las actividades que realizan los chicos en los correspondientes espacios educativos, tanto a nivel curricular como social. Este proyecto se sustenta con el esfuerzo y la solidaridad de muchas instituciones y personas.

Llegaron hasta nosotros con la intermediación de Huber González, quién creció en nuestro pueblo, y hoy los recibimos para que conocieran nuestro “rincón” y sus historias.

Pasearon y tomaron nota de los distintos lugares que conocieron, y disfrutamos con ellos del recorrido.

Nos dejaron un sencillo presente que agradecemos mucho, pero sobre todo nos sentimos muy contentos de poder participar en este Proyecto que apoya a jóvenes  de los sectores más desfavorecidos, promoviendo la recuperación de valores y fomentando el desarrollo de vínculos interpersonales que los lleve a la superación en su vida.

P1010845

P1010814

P1010818

P1010840

P1010834

P1010847

P1010856

P1010858

P1010791

P1010861

P1010865

P1010866

Imágenes del Paseo por la Ruta de la Diligencia en NicoBatlle

Más detalles

La Ruta de la diligencia en Nico Batlle

P1000972

P1000865

P1000724

Este 7 de Abril nuestra localidad recibió la caravana del evento llamado “Paseo por la ruta de la diligencia

Organizado por Zapicán junto al Museo de Medios de Transporte de Río Branco, se realizó los días 6 y 7 un largo recorrido en automóviles de época. El Sr. Luis A. Miller, Director del Museo, coordinó una actividad que consistía en el recorrido de las antiguas postas que a fines del siglo XIX y comienzos del XX eran lugar obligado de pasaje de las diligencias, único medio de transporte hasta la llegada del ferrocarril a estas regiones.
Nuestra localidad, Nico Pérez en ese entonces, vio el primer ferrocarril en 1891, convirtiéndose en estación terminal, por lo que hasta aquí se llegaba en tren y luego se continuaba el viaje en diligencias hacia Melo, Treinta y Tres, o Río Branco, pueblo Artigas en aquella época.
Nuestra antigua Posta, llamada “Del Ángel”, también fue hotel por muchos años, y  se encuentra en el centro de la localidad. El edificio conserva la fachada con muchos detalles de la época en que se construyó (1890). Frente a ella se recibió a los visitantes, y se realizó la muestra de automóviles, de varios modelos y marcas, todos anteriores a 1950.
La mañana de domingo, normalmente muy tranquila, se vio conmovida por la población que se volcó a las calles a acompañar el arribo de la caravana y disfrutar del espectáculo que brindó el cuerpo de danzas “Los Horneros” de Río Branco.
Se profundizó en el tema de las diligencias, en cada ciudad por la que pasó, realizándose en cada caso una rememoración histórica del lugar.
Zapicán fue el centro del evento, y Nico Batlle, punto final de la ruta establecida, recibió con gran entusiasmo a los visitantes, que desayunaron con tortas fritas, y otras especialidades tradicionales, en el Club Concordia, frente mismo a la antigua Posta.
Se contó con el apoyo de la Junta local, y se difundió por la prensa radial, escrita y televisiva local, en conjunto con Infoideasweb de José Pedro Varela y el canal A+V
Una actividad enriquecedora desde el punto de vista social y cultural, con el que abrimos la conmemoración de los 130 años que cumple nuestra ciudad en 2013.
Compartimos aquí la charla que se brindó a los concurrentes:

¡Muy buenos días! Bienvenidos todos a Nico Batlle.

Hoy tenemos el gusto de recibir a este conjunto de vehículos de época, que han realizado un largo viaje, desde Río Branco, la antigua Villa Artigas, a Nico Batlle, uniendo así dos lugares distantes,  que a fines del siglo XIX eran unidos por las diligencias, único medio de transporte de pasajeros por aquellos tiempos, más allá de Nico Pérez.

En 1891, quienes aquí vivían tuvieron el privilegio de recibir al primer ferrocarril, con el asombro que debió suponer para la población. Por primera vez se podía viajar desde la capital del país hasta nuestro pueblo en un medio de transporte que en aquella época era revolucionario.

En Nico Pérez los pasajeros que deseaban continuar su viaje a Melo o Río Branco debían hacerlo en diligencias, vehículos que  llevaban de 8 a 12 personas, no más, y que tenían que sortear grandes dificultades para llegar a destino. Arroyos crecidos o  caminos intransitables eran lo más común   por esos tiempos.

Pero a pesar de todo, los mayorales conducían las diligencias con tal destreza, que lograban sortear esas dificultades, cumpliendo un rol social importantísimo en la época.

Correspondencia, medicinas,  familias que debían trasladarse, eran conducidas desde Nico Pérez hacia Treinta y Tres, Río Branco,  Melo  o al revés, desde esos lugares, hacia Montevideo, dando solución a un problema de comunicaciones que el país  no superó hasta 1910, 1911 aproximadamente, en que las vías del ferrocarril llegaron a esos puntos.

Antes de fundarse Nico Pérez, Don Francisco de León, uno de nuestros fundadores, tuvo en su campo una casa donde hacían parada las diligencias que recorrían el trayecto entre Florida, Melo, Treinta y Tres, y Brasil.

Según  cuenta el escribano Pereira Pérez, quien nos dejó mucha información de los primeros tiempos de Nico Pérez, en esta esquina se construyeron, en el año 1884,  unos ranchos, que servían de fonda y posada, propiedad de los hermanos Sarasola, llamada en los primeros tiempos Fonda Española.

Luego se le llamó Hotel Sarasola, cuando se le realizaron reformas, convirtiéndola en un edificio de material, en 1890.

De esa época es la fotografía quehemos compartido en estos días, y que les estaremos brindando a nuestros visitantes estampada en el diploma que se llevarán de Nico Batlle. En ella se aprecia la esquina en el momento de la partida de la diligencia, con el edificio muy similar al actual.

Cuentan que para la reforma se contrató a unos constructores italianos, que, como medio de pago de la estadía, construyeron en la parte superior del edificio las esculturas de sus dueños, los hermanos Sarasola. Eran artistas que construían, como era común en la época, este tipo de obras en los cementerios, y dejaron aquí testimonio de su paso por Nico Pérez.

Aquí en esta posta, conocida también como “Posta del Ángel”, tenía su punto de llegada y partida la diligencia.

Fue además, este lugar, un centro de socialización destacado en la población. Aquí estuvo en 1903 Aparicio Saravia con motivo del Desarme de 1903, como nos cuenta el periodista argentino Roberto Payró que estuvo en ese momento cubriendo el acontecimiento para un diario de su país.

Numerosos relatos hacen mención a los mayorales como personas reconocidas en la zona.

En las tertulias que se originaban aquí por aquellos tiempos,  tenían un lugar central estos personajes, por su conversación, por demás entretenida, sus anécdotas pintorescas de tantos caminos transitados.

Eran depositarios de mensajes, y cartas a veces comprometedoras; debían entregar dinero cuando se lo encomendaban, y ser intachables en su comportamiento para no perder la confianza que en ellos se depositaba.

Y ni que hablar de la habilidad que tenían para manejar los caballos en la conducción de las diligencias, los llamados Cuarteadores.

Sin duda éstos fueron  “personajes” en la época. Uno muy conocido  fue Salvatierra, a quien Santiago Dosetti dedica un cuento, ambientado en Los Molles, donde también paraban en un tiempo las diligencias.

Un dato sin duda interesante para nuestra zona, es saber que la primera diligencia del país funcionó en Lavalleja.

En 1852, esta primera diligencia unió la ciudad de  Minas con Montevideo, con una empresa que se formó en base a acciones, que acercó estas ciudades con lo que ello significaba para el interior del país.

Una época donde el país recién comenzaba a desarrollar sus comunicaciones, y  sólo las carretas y las diligencias daban la posibilidad de traslado de familias o mercaderías.

Es bueno detenernos un momento a recrear esa época, donde las distancias parecían tan grandes, que podía llevar días un traslado que hoy se hace en pocas horas. Los invito a compartir una representación que intenta ser una muestra de lo que pudo suceder en la partida de la diligencia hacia Nico Pérez…

P1000889

Los actores de nuestro grupo local, Ricardo Rivero, Alicia Furtado y Ana Laura Stargiotti, durante la representación

P1000941

Actuación del Grupo de Danza “Los Horneros” de Río Branco

Paseo por la ruta de la Diligencia

img197

img199

En la mañana del 7 de Abril estará en Nico Batlle, llegando desde Zapicán, la caravana de automóviles antiguos, que viajan desde Río Branco, por el camino de las antiguas diligencias, llegando a las Postas que se utilizaban en aquellas épocas, a fines del siglo XIX y comienzos del XX.

El encuentro será temprano, a las 8.30 de la mañana, y la exposición y estarán solamente una hora, así que invitamos a los madrugadores a la esquina de Rivera y Giannarelli para ver esta muestra, por primera  vez en nuestra localidad.

Habrá artesanías y tortas fritas, y se podrá compartir una representación, titulada “Asuntos de viajeros” , a cargo de integrantes del grupo de teatro local. También habrá danzas tradicionales. Todos invitados

 

De diligencias

Del cuento “Salvatierra” de Santiago Dossetti, extrajimos estos pasajes que se ambientan en la época de las diligencias, en nuestra región.

…Una siesta de horno la diligencia paró de golpe en la posta de la vieja pulpería.

Algunos parroquianos esperaban novedades “de adentro”. Restos de queso, trozos de galleta dura y papeles pegajosos de dulce de membrillo, denunciaban el atraso de la diligencia.

Salvatierra venía cuarteando de aficionado. Estaba en Nico Pérez, al retorno de una tropeada comenzada en el Cordobés. En la fonda de Sarasola trabó amistad con el mayoral, el indio Mieres, que tenía unos pocos pelos asustados, puestos por barba. Mieres era como los caminos: igual y abierto para todo el mundo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………

…Cuando desmontó en la Pulpería de Gutiérrez, le reconocieron. Hubo asombro y pullas para su bombacha atada a media pierna, enfundada en calcetines vivos….

El tío de Salvatierra-el patrón viejo, al decir del negro Juan-lo había mandado buscar a la aldea transatlántica años atrás….El pulpero vasco empezó a sentirle miedo a l galpón interminable…Salvatierra respondió en presencia, el vasquito, el sobrino fuerte, optimista y enrevesado. Pero éste calentó poco el nido.

Una tarde, Salvatierra comunicó al viejo pulpero que se iba…

En la primera diligencia que pasó, Salvatierra tomó rumbo a Treinta y Tres.

Todos los Salvatierra habían sido marinos!… Esta certidumbre angustiosa quedó zumbando en la cabeza del viejo pulpero, como si fuera una mosca atrapada en una telaraña.

Ahora, Salvatierra había venido solo, sin que lo llamaran. Venteador de pagos, había sentido, de pronto, que Los Molles tenía un extraño perfume.

………………………………………………………………………………………………………………………………………..

El chasquido seco de un arreadorazo al aire, arrancó a la diligencia.

Los parroquianos se esfumaron en los caminos blancos y vaporosos de resolana.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………

Salvatierra hizo dos, tres, muchos viajes como cuarteador.

La primera vez, por culpa suya, sacaron un gordo peludo en el Paso de Las Talas. Había que entrar, bordeando unos camalotes, a la derecha. Luego seguir el cauce, porfiándole a la corriente. Y después pegar el seco hacia la izquierda, para salvar la barranca, disimulada en el agua turbia de un gajo del arroyo.

_ ¿Entendió compañero?…_ preguntó el mayoral.

Salvatierra hizo punta, apresurado.

Traía la cuarta floja, sin manejo. Le armaron gritería desde el vehículo y los chirlazos sonoros se entretejieron en el aire, aturdiendo las orejas de los voleros. Salvatierra se precipitó en falso. -La diligencia se clavó, con las ruedas chicas emparedadas y el tren suspendido en un morro.

Hubo que descargar la baca y meterle pala y  pico a la barranca…”

Extraído del libro “LOS MOLLES” de Santiago Dossetti

 

Apoyo de las Intendencias Departamentales de Florida y Lavalleja

IMG_5196

En el día de ayer recibimos en el Centro MEC de Nico Pérez, al Sr. Gervasio Martínez y su equipo de la Oficina de Desarrollo Sustentable de Florida.  En la reunión también participaron integrantes de la Comisión de Nico Pérez, Sr. Dante Nogueira y Esther Román, y en representación de la Junta local  de Batlle, la Sra. Yessy Miguel.

Recordemos que ya se había realizado en Enero una reunión similar con el Sr. Gustavo Araújo, quien está  a cargo de la Oficina de Desarrollo de Lavalleja, quienes no pudieron hacerse presentes como se había planificado.

P1000331

La idea es afirmar los lazos que nos vinculan para continuar logrando aportes que beneficien a nuestra comunidad, Nos parece fundametal que desde las Intendencias se aprecie el interés por la superación de Nico Batlle, y nada mejor que sumar los esfuerzos de ambas, Florida y Lavalleja como corresponde.

En ese sentido, se habló  de posibles emprendimientos. En el caso de Florida, como ya compartimos en entradas anteriores, se está desarrollando un interesante proyecto que promueve las excursiones para conocer el departamento, llegando hasta Nico Batlle, e incluso hasta Cerro Chato en la llamada “Ruta de las Serranías“.

Nuestra localidad tiene una linda posibilidad de  integrarse con mayor énfasis en este tema, y ese es un desafío que estamos iniciado.

También Lavalleja apunta al turismo, por lo que está de más decir que debemos afrontar el tema, incentivando mejoras para espacios públicos que ya se han planteado, motivando a producir artesanías que ofrecer a quienes nos visitan, mejorando la calidad de los servicios que podemos brindar, etc. En este último punto, Lavalleja estará próximamente dando la nómina de cursos que podrán tomarse en la localidad sobre Atención al público, marketing etc. que son muy útiles para quienes tienen a su cargo empresas, o son empleados de comercios, restoranes etc.

Se espera la visita de una excursión en Junio, que coincide con nuestro 130 aniversario.

Se habló sobre algunos aportes específicos que la oficina de Desarrollo de Florida está dispuesta a brindarnos.

Se espera lograr para Junio la colocación de la cartelería para la cual ambas intendecias dieron su respaldo, y ayer se concretó la iluminación de uno por parte de Florida, y para el segudo, se buscará la iluminación por la Intendencia de  Lavalleja.

La llegada hasta Nico Batlle de la Ruta de las Diligencias, será también un motivo de llegada de buen número de visitates que estarán brindando una exposición de automóviles antiguos en el centro de la localidad. Esta iniciativa de Zapicán merece nuestro apoyo. Será el domingo 7 de Abril entre las 8.30 y 9.30 frente a la Panadería La Confianza, antigua Posta del Ángel. Será un momento diferente, donde estará la prensa local y nacional registrando el evento.

Todo  suma, y por eso invitamos a quienes tengan ideas y ganas de trabajar. Se puede hacer mucho.

Paso a paso vamos avanzando, continuando la integración de Nico Batlle en nuestros departamentos.

Una foto con historia: carreros en Nico Batlle

carro en la casona_n

Esta fotografía es un hallazgo increíble. Data de 1950 aproximadamente según se ha calculado, y muestra una imagen tomada en nuestra localidad, Nico Batlle, frente a la Casona ubicada en Giannarelli casi Ruta 7, propiedad de la familia Chaves Fernández.
Es una foto de la familia de Julio Decena,  quien hoy reside en el balneario Neptunia, y por esas cosas del azar, se logró obtenerla para continuar enriqueciendo nuestra historia, y que mejor suerte que encontrar a uno de los personajes de la foto, con quien logramos más datos: Víctor Hugo Silvera, conocido por “Vinacho”, a quien vemos abajo, con ella en sus manos.

P1000412

Víctor Hugo es el chico que se encuentra parado delante del carro. Recuerda muy bien los viajes que hacían en él, el cajón donde su padre ponía las herramientas, comenta que se transportaban en él cargas de arena, para la construcción de la Iglesia, otros nos dicen que también para  la construcción de la estación ANCAP.

El niño sentado es Wilson Silvera, “Churchill”, y en el centro aparece Florencio Silvera. A la derecha Pedro Decena.

Tiran del carro mulas y caballos, los cuales también tienen nombre, algo que se estilaba en la época, y que permanecen en el recuerdo: “Manchita” “Morocha”, “Oreja Negra”, “Perico” eran las mulas y el asno que integraban el grupo, y “El Pobre” era el caballo tordillo, mientras que “El Zambito” era otro de los caballos.

Este carro cargaba 3 metros y medio de arena por viaje, y 18 bolsas de lana según se recuerda.

También nos comentan que a los caballos que tiran de él se les llamaba “boleros” y a las mulas  “lanceros”.

Algunos de estos datos fueron obtenidos con Héctor Lorenzo “Bocacha” Silvera.

Interesante hallazgo para los amantes de la historia local, que compartimos con mucho gusto.

 

A %d blogueros les gusta esto: