Revalorizando nuestra historia: 136 años de la fundación de nuestro pueblo: Nico Pérez-José Batlle y Ordóñez. Un pueblo que valora su pasado y espera con esperanza el porvenir. 1883-25 de junio-2019

Entradas etiquetadas como ‘Sarasola’

De diligencias

Del cuento “Salvatierra” de Santiago Dossetti, extrajimos estos pasajes que se ambientan en la época de las diligencias, en nuestra región.

…Una siesta de horno la diligencia paró de golpe en la posta de la vieja pulpería.

Algunos parroquianos esperaban novedades “de adentro”. Restos de queso, trozos de galleta dura y papeles pegajosos de dulce de membrillo, denunciaban el atraso de la diligencia.

Salvatierra venía cuarteando de aficionado. Estaba en Nico Pérez, al retorno de una tropeada comenzada en el Cordobés. En la fonda de Sarasola trabó amistad con el mayoral, el indio Mieres, que tenía unos pocos pelos asustados, puestos por barba. Mieres era como los caminos: igual y abierto para todo el mundo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………

…Cuando desmontó en la Pulpería de Gutiérrez, le reconocieron. Hubo asombro y pullas para su bombacha atada a media pierna, enfundada en calcetines vivos….

El tío de Salvatierra-el patrón viejo, al decir del negro Juan-lo había mandado buscar a la aldea transatlántica años atrás….El pulpero vasco empezó a sentirle miedo a l galpón interminable…Salvatierra respondió en presencia, el vasquito, el sobrino fuerte, optimista y enrevesado. Pero éste calentó poco el nido.

Una tarde, Salvatierra comunicó al viejo pulpero que se iba…

En la primera diligencia que pasó, Salvatierra tomó rumbo a Treinta y Tres.

Todos los Salvatierra habían sido marinos!… Esta certidumbre angustiosa quedó zumbando en la cabeza del viejo pulpero, como si fuera una mosca atrapada en una telaraña.

Ahora, Salvatierra había venido solo, sin que lo llamaran. Venteador de pagos, había sentido, de pronto, que Los Molles tenía un extraño perfume.

………………………………………………………………………………………………………………………………………..

El chasquido seco de un arreadorazo al aire, arrancó a la diligencia.

Los parroquianos se esfumaron en los caminos blancos y vaporosos de resolana.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………

Salvatierra hizo dos, tres, muchos viajes como cuarteador.

La primera vez, por culpa suya, sacaron un gordo peludo en el Paso de Las Talas. Había que entrar, bordeando unos camalotes, a la derecha. Luego seguir el cauce, porfiándole a la corriente. Y después pegar el seco hacia la izquierda, para salvar la barranca, disimulada en el agua turbia de un gajo del arroyo.

_ ¿Entendió compañero?…_ preguntó el mayoral.

Salvatierra hizo punta, apresurado.

Traía la cuarta floja, sin manejo. Le armaron gritería desde el vehículo y los chirlazos sonoros se entretejieron en el aire, aturdiendo las orejas de los voleros. Salvatierra se precipitó en falso. -La diligencia se clavó, con las ruedas chicas emparedadas y el tren suspendido en un morro.

Hubo que descargar la baca y meterle pala y  pico a la barranca…”

Extraído del libro “LOS MOLLES” de Santiago Dossetti

 

La Posta de Diligencias

Local que servía de Posta de Diligencias por los años 1883 hasta 1910 aproximadamente. Fotografía con algunos años.

Esta casa ubicada en las actuales calles Rivera y Giannarelli, que fuera hotel de los hermanos Sarasola, fue sede de la Primera Posta de Diligencias, en los primeros tiempos de nuestra población.

Fotografía de 1890 donde se aprecia la llegada de la diligencia a la Posta, en el cruce de las calles Rivera y 25 de Mayo, hoy Giannarelli

Se la conocía como la “Posta del Ángel”.Aquí arribaban las diligencias que venían desde Melo o Treinta y Tres, para l(uego de 1891), seguir viaje en tren a Montevideo. El mismo trayecto hacían quienes venían desde la capital, por lo que Nico Pérez se convirtió en punto de llegada y partida de mucha gente, y tenía por ese motivo una vida social muy activa. En un principio solamente había unos ranchos de terrón. Adquirida luego por Pedro Sarasola, se construye esta casa de material.

En la parte superior de la misma aún podemos observar dos bustos de los hermanos Sarasola, obsequio de un viajero escultor, que realizaba las esculturas de los panteones del recién creado cementerio. Este lugar aparece en el libro de Roberto J. Payró “Crónica de la Revolución oriental de 1903” .

Corresponsal del diario La Nación de Buenos Aires, se hospedó en él en ese año, cuando cubrió la nota del desarme del ejército de Aparicio Saravia y el Pacto de Nico Pérez.

Por aquel entonces se la conocía como “Hotel Sarasola”, y Payrós relata en el día 28 de marzo:

“Aquí, en el patio de la posada de Sarasola se ha formado un interesante grupo, en torno de un joven que toca la guitarra y canta con bastante buena voz.

A pesar de su traje descuidado (y con razón, pues los revolucionarios han vivido varios días a la intemperie bajo la lluvia torrencial) se ve que no es un hombre del pueblo, y las coplas quelanza al viento enmedio de su auditorio silencioso y recogido hasta el final, en que interrumpe en aplausos y vivas, son de buena factura y cantan la patria y el partido con entonación lírica y corte romántico”.

Más adelante expresa: “Centenares de personas han comido -si esto es comer-, en el hotel, y a punto hemos estado los pasajeros que no acudimos a primera hora de quedarnos sin un mendrugo de pan.”

Hoy con reformas, aún se mantiene en pie este edificio que fuera en aquellos tiempos, centro de reunión de los viajeros que llegaban al lugar, y en especial, fue el centro de reunión en los días de marzo de 1903 cuando Saravia pasó revista a sus tropas frente a él, en el mencionado desarme que provocara la firma del Pacto de Nico Pérez.

Foto actual, donde se destacan los bustos esculpidos en la parte superior del edificio

Imagen tomada durante la recreación del éxodo realizada en el año del bicentenario de la Revolución Oriental (2011)

Este año 2013 se realizó una linda actividad que revalorizó este sitio. Aquí imágenes del Paseo por la ruta de la Diligencia

Aquí puedes ver detalles de esta experiencia organizada por el Museo del Automóvil de Río Branco

A %d blogueros les gusta esto: